5 estilos de comunicación: conócelos y mejora tu manera de expresarte

junio 5, 2024

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

“En otras palabras, la comunicación es una manera de establecer contacto con los demás por medio de ideas, hechos, pensamientos y conductas, buscando una reacción al comunicado que se ha enviado”, así define este proceso, el profesor e investigador Abraham Nosnik. Hoy en día, sabemos que la comunicación efectiva resulta clave tanto para aquellos que ocupan posiciones de liderazgo como para el mantenimiento de un buen clima laboral en las organizaciones. En ese sentido, es importante conocer que de acuerdo con el psicólogo Edmund J. Bourne, existen 5 tipos de estilos de comunicación que son: el pasivo o sumiso, el agresivo, el pasivo-agresivo, el manipulador y el asertivo. Cada uno de ellos, los explica ampliamente el autor en su libro The Anxiety and Phobia Workbook, en donde profundiza acerca de sus características y de la comunicación no verbal asociada a cada tipo.

En este artículo, compartiremos información clave sobre los distintos estilos con ejemplos que facilitan la comprensión. Te invito a reflexionar sobre ¿Cuál es tu estilo de comunicación y cómo crees que influye en que tu mensaje llegue adecuadamente? Dependiendo de tu respuesta, recuerda que siempre es posible cambiar para conseguir que la información fluya de manera adecuada, respetuosa y objetiva. Además, aprender a identificar la forma cómo los otros se comunican es esencial para encontrar armonía en las relaciones, evitar malentendidos y ser más efectivos.

5 estilos de comunicación

Estilo de Comunicación Agresiva

Se caracteriza por imponer sus propias necesidades y deseos sin considerar los sentimientos de los demás. Esto quiere decir que pueden involucrar críticas hirientes, intimidación o decisiones unilaterales. Algunos ejemplos son: “Lo haces o no, no te estoy dando opciones”, Nunca haces nada bien”.

Estilo de Comunicación Pasiva
Las personas con estilo de comunicación pasiva tienen problemas expresando sus pensamientos, sentimientos y creencias. Evitan hablar, se pliegan a lo que dicen los demás y no defienden sus puntos de vista. Tienden a permitir que otros violen sus derechos. Algunos ejemplos son: “No quiero que me vean mal si digo tal cosa”, “Ehm… Hagamos lo que tu digas”.

Estilo de Comunicación Pasivo-Agresiva
Expresan su enojo o frustración a través de comportamientos ocultos, como el silencio o la evasión. Se realizan comentarios indirectos, chistes, sarcasmo y se tienen actitudes negativas que perpetúan los problemas en lugar de solucionarlos. Por ejemplo: “Wow, ese es un muy buen trabajo” (lo dice en tono de burla), “Sí, claro, eres el mejor en todo, ¿no es así?”.

Estilo de Comunicación Asertiva
Implica expresar tus ideas, opiniones y sentimientos de manera clara, directa y respetuosa; sin agredir a los demás. Se basa en el respeto mutuo y en la búsqueda de un equilibrio ganar-ganar entre tus propias necesidades y las de los demás. Por ejemplo: “Entiendo que no puedas hacerlo ahora, pero necesito que me des opciones para lograr el objetivo”, “Tú tienes derecho a x cosa, yo tengo derecho también, creo que podemos lograr que ambos ganemos si x”.

Estilo de Comunicación Manipulador
Implica un comportamiento astuto que adopta una persona para lograr los resultados deseados. Se trata de personas controladores que planearán cómo influir en los demás para lograr que cumplan sus órdenes. Casi siempre los pensamientos, opiniones e ideas que transmite tienen motivos ocultos que no se identifican claramente porque son muy manipuladores. Buscan generar sentimiento de culpa en los otros. Ejemplo: “Si me quisieras de verdad, dejarías lo que estás haciendo y harías ese paseo que yo deseo tanto».

En conclusión, comprender los estilos de comunicación es fundamental para lograr una interacción humana efectiva, armoniosa que, sin lugar a duda, sea clave para la resolución de conflictos de manera más empática. Además, nos ayuda a crear entornos seguros en donde las ideas y emociones fluyan libremente y se valoren las distintas perspectivas. Por eso, es importante que las organizaciones constantemente estén invirtiendo en fomentar la mejora de las habilidades comunicativas de todo el equipo.