Claves para mantener una comunicación de alto impacto

junio 10, 2024
Redacción: Maru Rodríguez

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La comunicación eficaz es vital dentro de la organización porque permite que los equipos de trabajo compartan sus perspectivas, comprendan los mensajes y estén alineados en función del logro de las metas. Por eso, es importante aprender a expresar ideas, pensamientos, conocimientos o informaciones de manera que, tanto el emisor como el receptor, interpreten el mismo significado. Recordemos que del tiempo que estamos despiertos, invertimos 70% en comunicarnos.

En ese sentido, cabe destacar que las cualidades que caracterizan a una persona que se comunica con alto impacto son: asertividad, saber escuchar con atención y entender lo que se le dice, demostrar empatía hacia los demás, persuadir y convencer a los otros con confianza, flexibilidad, adaptabilidad, integridad y ética lo que le permite expresar claramente sus ideas para llegar a acuerdos en situaciones difíciles. Quienes cuentan con estos atributos logran transmitir los mensajes de una manera más clara, efectiva y convincente.

Pero adicional a lo descrito, hay que aclarar que para que la comunicación se logre de forma adecuada hace falta que el contenido verbal esté alineado con el no verbal. De esa manera, se evitan malentendidos que, en el caso de las empresas, podrían llegar a ser un motivo para el retraso en el cumplimiento de los objetivos de los equipos.

¿Cómo nos comunicamos pensando en los demás?
En esta nota, compartiremos los elementos que están involucrados en la comunicación empática consciente, es decir, el uso de los sistemas de representación sensorial, las preguntas poderosas, el lenguaje corporal, la credibilidad, la escucha atenta y la comunicación asertiva.

A continuación, explicaremos en detalle cada uno de estos aspectos.

Sistemas de Representación Sensorial
Son aquellas preferencias que nos ayudan a absorber información del entorno y que tienen que ver con la importancia que otorgamos a situaciones, los procesos de aprendizaje, el poder de influencia y nuestra manera de comunicarnos. En este caso, está relacionado a ese sentido que tenemos más desarrollado y que nos permite captar las informaciones, es decir, las personas pueden ser más visuales (Prefieren el uso de imágenes y espacialidad para aprender y recordar), auditivas (Se inclinan por escuchar y hablar) y kinestésicas (Se basan en el movimiento y las sensaciones)

Lenguaje no verbal
Tiene que ver con toda esa información que se expresa a través de señales con nuestro cuerpo que, en un contexto de comunicación, llevan implícito un significado. Las expresiones faciales, el contacto visual, la prosodia, entonación, ritmo, acento, posturas y ademanes.

Preguntas Poderosas
Son aquellas que es imposible responder con sí o no porque te hacen reflexionar y pensar sobre tus acciones y/o soluciones. Es muy importante aclarar que, cuando realizamos las preguntas adecuadas, podemos obtener la información que necesitamos.

Escucha activa
Es el arte de utilizar todos los sentidos para escuchar consciente e interesadamente a la otra persona. Cuando se escucha de esta manera, se está inmerso en lo que dice la otra persona, con el fin de entender verdaderamente, en lugar de para responder o juzgar. Esto genera en el otro la sensación de confianza, calma, bienestar y credibilidad lo que, sin lugar a duda, limita la posibilidad de errores y malentendidos.

Comunicación asertiva
Se trata de ser capaz de expresar lo que piensas, sientes, necesitas o quieres de manera directa y honesta alineada con lo que sientes pero a la vez, de forma respetuosa y empática con el otro.

A manera de conclusión, es importante destacar que la comunicación de alto impacto en las organizaciones está asociada al éxito, la productividad y el buen clima laboral. La claridad, persuasión y relevancia de este estilo de comunicación facilita la alineación de objetivos entre todos los trabajadores y la generación de entornos colaborativos en un buen ambiente laboral.