Entrevista a Joaquín Viñas: «Colaboradores más felices consiguen mejores resultados»

marzo 20, 2024
Redacción: Maru Rodríguez

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En el marco del Día Internacional de la Felicidad compartimos con ustedes una entrevista especial realizada por el equipo de comunicaciones de Humanet a Joaquín Viñas, conferencista español, formador y creador de talleres sobre felicidad laboral quien amablemente nos regaló sus conocimientos sobre este apasionante tema.

-¿Cómo definirías la felicidad laboral?

Me gusta definirlo como el sentimiento de bienestar que surge como consecuencia de realizar nuestro trabajo. Y suele producirse cuando utilizamos nuestro talento para tener un impacto positivo.

Lo que es importante es distinguir entre la parte hedonista de la felicidad en el trabajo (tener una sala de juegos, fruta y bebidas disponibles, salas de descanso, unas instalaciones agradables,…) y la parte relacionada con realizar actividades que tengan un sentido. En el primer caso, esos beneficios hedonistas los utilizamos cuando no estamos trabajando. Y por mucho que sean agradables, es imposible que seamos felices si nuestro trabajo no nos gusta, si no podemos utilizar nuestro talento o lo que hacemos no está alineado con mi propósito o mis valores.

Por ello, al hablar de felicidad en el trabajo siempre debemos en cómo nos sentimos mientras realizamos nuestro trabajo. Y afortunadamente hay muchas herramientas que nos ayudan en ese sentido.

-A tu juicio, ¿cuál es la diferencia entre optimismo y felicidad?
La felicidad es un estado y el optimismo es una actitud. Y lo que sabemos es que la actitud positiva (a veces llamada optimismo) nos ayuda a sentirnos mejor. Hablo de actitud positiva porque tiene dos componentes: primero el positivismo. Es decir, ante una situación o reto que es factible, yo decido creer que lo puedo conseguir o que no. A esto se le llama auto-eficacia. Y los estudios en psicología positiva demuestran que si soy optimista, tengo más posibilidades de conseguirlo. Ahora bien, ser optimista no te hace conseguir cualquier cosa.

No es “si quieres puedes” porque no es cierto. Ahora bien, ante problemas o dificultades, tener optimismo nos ayuda a afrontarlos. Y ese optimismo (creer que lo puedo conseguir) debe estar apoyado de la acción, de la determinación y a veces de la persistencia. Por ello hablamos de ‘Actitud Positiva’.

-¿Cómo cambió tu vida cuando diste ese giro hacia el estudio y la formación de la felicidad laboral?
Fue algo gradual. Yo tuve la suerte de tener un ataque de ansiedad que me hizo replantearme las cosas. Decidí investigar qué podía hacer para sentirme mejor en mi trabajo. Y tuve la suerte de descubrir la Psicología Positiva. Probé muchas herramientas. La mayoría me funcionaban y poco a poco, aún con una mayor carga de trabajo, me sentía mejor. Una de las herramientas que me ayudó fue reflexionar sobre mis talentos. Fue un ejercicio muy bonito en un taller sobre desarrollo personal. Y ahí vi que aquellas áreas en las que yo disfrutaba más tenían que ver con comunicar y compartir conocimiento (en aquel entonces era profesor en la universidad a tiempo parcial). Así que me planteé dejar mi carrera en marketing para dedicar el 100% de mi tiempo a compartir herramientas que nos ayudan a aumentar nuestro bienestar, felicidad y rendimiento en nuestro trabajo. Hasta hoy.

Me costó mucho tomar la decisión, pues tenía una vida cómoda en aquel momento. Pero no puedo estar más contento de haberme lanzado. Ayudar a otras personas a mejorar su bienestar en el trabajo es lo más gratificante que he hecho nunca. Me siento un privilegiado.

-Según un estudio reciente de Harvard se determinó que hay dos factores que influyen directamente en la felicidad laboral: ascender dentro de la empresa y sentirse útil. ¿Qué otras variables crees que son claves para lograr esa sensación de bienestar y plenitud?

Hay muchos factores que influyen y esto depende del tipo de trabajo y del entorno (incluyendo tu superior). En cualquier caso, uno de los elementos más importantes es poder utilizar nuestros talentos y tener autonomía para ello. Es de sentido común: cuando yo hago algo que me gusta, algo en lo que soy bueno y que además tiene un impacto… me siento feliz e incluso realizado. Y mi rendimiento será extraordinario. Por ello es tan importante que las personas puedan utilizar su talento, aunque solo sea durante una parte de su jornada laboral.

Muchas veces no podemos utilizar nuestros talentos al 100%, pero hay herramientas como el Job Crafting (o moldeado del puesto de trabajo) que facilitan encontrar la manera de poner en práctica nuestros talentos.

Además de todo ello, para ser feliz en el trabajo, es clave tener buenas relaciones sociales. Sentir que formo parte de un equipo donde se aprecia mi trabajo y donde tengo confianza en las personas que me rodean. Por ello, la seguridad psicológica es tan importante.

-¿Por qué es importante propiciar la felicidad laboral?
En primer lugar, por una cuestión moral: querer que otras personas se sientan bien. Este debería ser el motor. Como ser humano me preocupo por las personas que me rodean y ayudo a que se sientan bien.

Y en segundo lugar, porque las personas que se sienten felices tienen un mayor rendimiento. Hay innumerables estudios que lo acreditan.

Es importante decir, en este sentido, que la felicidad en el trabajo es independiente de la exigencia. Es decir, podemos aplicar medidas para mejorar el bienestar en el trabajo y no por ello reducir los objetivos financieros. Todo lo contrario. De hecho, es el bienestar de las personas el que genera mayor precisión en tareas, mayor rendimiento, mayor productividad o motivación.

El proyecto Aristotle de Google mostró que el elemento más importante de los equipos de alto rendimiento no tenía nada que ver con crear procesos precisos o presionar para la consecución de tareas. El elemento más importante es la seguridad psicológica. Que el equipo se sienta cómodo preguntando, aportando, compartiendo errores o discrepando. Todos queremos estar en un equipo donde sintamos esa seguridad. Y cuando la sentimos, es más fácil que tengamos un rendimiento extraordinario. Este es otro buen ejemplo del vínculo entre el bienestar y el rendimiento.

-Partiendo de la afirmación que realizas en donde aseguras que la felicidad de la organización es la nueva y revolucionaria ventaja competitiva. ¿Cómo convencerías a aquellos líderes que piensan que lo importante son los resultados y no la felicidad de los colaboradores?
Bueno, desde mi punto de vista los resultados sí son importantes. La razón de ser de las organizaciones es cumplir con una misión y deben hacerlo de una forma financieramente rentable. Sea la organización que sea. Dicho esto, la psicología positiva demuestra que aquellas personas que se sienten bien en su trabajo, tienen un mayor rendimiento. Y no solo eso, las organizaciones con elevados niveles de bienestar tienen menos bajas laborales y menor rotación. Es más difícil que el talento se vaya. Y todo esto impacta directa e indirectamente en los resultados de la organización.

Y hay una razón más: las nuevas generaciones son mucho más sensible al bienestar en el trabajo que las anteriores. Si no aplicamos políticas de bienestar será mucho más difícil atraer talento.

-¿Cuál es el impacto que consideras que tiene en la productividad de la empresa las gerencias de la felicidad?
Como decíamos antes, los colaboradores más felices consiguen mejores resultados. Bien, pues si tenemos una persona especialista en facilitar que las personas estén bien en su trabajo, el nivel de bienestar de la organización va a aumentar. Y de forma directa o indirecta, impactará en los resultados. Dicho esto, no todas las organizaciones pueden permitirse una persona dedicada a aumentar la felicidad de la organización. Es así. Lo que sí que pueden hacer los departamentos de personas es dedicar para de los esfuerzos y recursos a estas políticas.

-¿Cuáles son las empresas en las que los empleados se sienten más felices?
Desde mi experiencia, no puedo hablar de una tipología de empresa. He colaborado con programas de bienestar en empresas multinacionales, medianas y familiares de naturalezas diferentes. Ahora bien, sí puedo decir que hay algo en común en todas las organizaciones que me han solicitado sus servicios para aumentar el bienestar de su plantilla: había una voluntad genuina en que las personas estuviesen bien en la empresa.

-¿Qué libros recomendarías para ampliar la información sobre la felicidad laboral?
Se hace difícil escoger, pero si tuviese que seleccionar tres elegiría:
‘Happier’ de Tal Ben-Shahar, ‘The Happiness Advantage’ de Shawn Achor y ‘Why we work’ de Barry Schwartz.

-Resume en una frase, cómo te sientes al formar sobre felicidad.
Me siento realizado.

Adicionalmente, les compartimos como complemento, una entrevista realizada a Joaquín Viñas, en el marco del World Happiness Festival.