¿Es posible que nuestra visión actual del mundo limite la forma en que pensamos las organizaciones? 

marzo 13, 2024
Redacción: Sr Francisco Machado, director general de Humanet

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En esta nota, desarrollaré a partir de la lectura del libro “Reinventar las organizaciones” de Fréderc Laloux, reflexiones sobre el nivel de conciencia que utilizamos cuando pensamos en las empresas. ¿Podríamos inventar una forma de trabajar juntos más poderosa y significativa si cambiásemos nuestros sistemas de creencias?

En menos de dos siglos, las empresas modernas han dado lugar a progresos para la humanidad y, sin embargo, se considera que han llegado a su límite. Muchas personas sienten que la vida laboral los desilusiona cada vez más. Las encuestas son contundentes en mostrar que, para quienes están en la base de la fuerza de trabajo, el empleo supone más tedio y miedo que pasión y propósito.

En los años que tengo de experiencia, me atrevo a agregar que en la cima de la pirámide tampoco resulta más satisfactorio y comienza a convertirse en un terreno de juego de poder, política y luchas internas que terminan por pasar facturas. Tanto en la cima como en la base.

A pesar de los intentos realizados por las organizaciones en materia de cambios, fusiones, centralizaciones y descentralizaciones, nuevos sistemas informáticos, nuevas misiones, nuevos programas de incentivos, etc. parece que hemos agotado todos los esquemas, porque lo tradicional se ha convertido en parte del problema y no en la solución. Pero seguimos buscando fórmulas para mejorar.

La realidad es que la supervivencia de muchas especies, ecosistemas y hasta la propia especie humana depende de la capacidad de alcanzar niveles de conciencia más elevados, que nos permitan encontrar nuevas formas de colaborar y sanar nuestras relaciones con el mundo. La psicología del desarrollo tiene mucho que decir al respecto, esta nueva etapa requiere domesticar nuestro ego y buscar maneras de ser más auténticas e íntegras para lograr la coherencia necesaria.