Marisol Guizado: “El positivismo se cultiva”

febrero 14, 2024

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Es imposible conversar con Marisol Guizado sin terminar contagiándose con su alegría, su optimismo y su buena energía. Esta profesional de la comunicación encontró en la radio el lugar ideal para su crecimiento. Ella es la voz portadora de buenas noticias a través del espacio “Panamá en Positivo” que se trasmite semanalmente por Radio Panamá. Allí los oyentes tienen la posibilidad de descubrir distintas iniciativas que muestran un lado distinto de la sociedad. El programa nació en el 2012 y hoy, con el paso del tiempo, se ha convertido en una reconocida plataforma multimedia.

En un salón cercano al estudio al aire, tuvimos la oportunidad de dialogar con ella sobre sus proyectos y metas a corto plazo. Risueña, espontánea, asertiva, amable y siempre con una sonrisa en los labios, no dudó en atendernos con cordialidad y en contarnos algunos aspectos claves de su vida. Una vida llena de pasión, de optimismo y de logros, gracias a la perseverancia, rasgo que la caracteriza. “Soy una persona que la mayoría del tiempo está contenta pero también he tenido bajones muy fuertes en mi vida y, en esos momentos, luché para salir adelante. Creo que soy un 70% a 30%. Trato de ser siempre más optimista”, asegura.

¿Cómo te definirías?
Es muy difícil definirse como persona, es más fácil que otros lo hagan. Soy una persona transparente, alegre, con virtudes y defectos. Si me preguntas que me resumiera en una sola palabra, diría perseverante. En la vida hay momentos muy difíciles, como hay momentos muy buenos. Si tú quieres conseguir algo, tienes que perseverar a pesar de que la gente te diga que no.

¿Siempre has sido una persona positiva?
Soy alegre. Desde que nací he sido muy habladora, muy alegre, muy sociable. He tenido que aprender desde niña, en mi proceso de la vida, a trabajar en mis propias inseguridades tratando de sacar siempre mi lado positivo. Soy una persona que la mayoría del tiempo está contenta pero también he tenido bajones muy fuertes y he tenido que luchar para salir de ellos. Si me preguntas diría que soy un 70% a 30%. Trato de ser optimista.

¿Cómo logras cultivar el optimismo?
Es una práctica de día a día. Hacer ejercicio, dedicarte a lo que te gusta y te hace feliz, te ayuda. Cuando tú haces lo que te gusta, eres una persona muy proactiva. A mí me costó mucho tiempo encontrar lo que me gustaba y me sentía perdedora en muchas cosas de mi vida. La gente piensa que uno tiene una vida perfecta y nadie la tiene.

Creo que es muy importante rodearse de gente positiva. Si tú te juntas con gente tóxica y negativa te quitan energía y he aprendido que, si una persona no te conviene en tu vida, tienes que alejarte porque automáticamente te quita tu propio brillo. Diría que hay que rodearse de 70% de gente que te valore y 30% de personas que te critiquen. Para no perder ese positivismo en la vida, tienes que aprender a rodearte de gente que te haga sentir bien contigo mismo y te ayude a cultivar las cosas que te hacen feliz. Yo creo que esa es la clave. No hay más nada que eso.

¿Qué recomendaciones darías a las personas que le cuesta confiar en sus capacidades y mantener el buen ánimo en los momentos difíciles?
Una de las cosas que me hizo ser una persona más fuerte en la vida fue que yo quedé en silla de ruedas a los 29 años. Y eso da miedo. Da miedo perder la salud. Yo creo que nadie lo sabe. Eso me chocó tanto que cada vez que me quiero victimizar por algo que me salió mal digo: tienes salud. A mí eso me sirve. Digo deja de quejarte que tú puedes. También sufrí la pérdida de mi papá, quien murió de cáncer y luchó por 5 años.

Cuando la gente te dice: es que yo no tengo a nadie aquí. Yo les digo: te tienes a ti. Uno se tiene a uno mismo, que es lo más importante pero siempre hay algún amigo, algún conocido. Tus amigos son la familia que tú escoges. Hay que valorar lo que uno tiene porque los seres humanos no lo hacemos. Sólo nos quejamos cuando no conseguimos lo que queremos y no nos damos cuenta de las bendiciones que tenemos todos los días. Quizás yo tuve la suerte de pasar por algo tan difícil como para entender ese miedo que te da si tú no puedes estar bien. Nadie tiene la salud comprada. Eso es lo que a mí me queda de experiencia.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción que te ha dado “Panamá en Positivo”?
Se siente muy lindo saber que a través de esta plataforma puedo ayudar a que las personas descubran que son valiosas. Esa es mi visión de vida, ayudar a los demás a que sientan que finalmente valen la pena. Todo el mundo tiene una historia de vida. Lo más grande que me ha dado “Panamá en Positivo” es sentirme útil y saber que puedo hacer las cosas bien. Sentir que puedo servir para algo en la vida.

¿Qué metas te planteas a corto plazo?
Tengo en mente lograr que distintas personas narren su vida para que otros se den cuenta de que, todos, tenemos problemas y podemos salir adelante.