Promover el autocuidado es clave para la salud laboral

junio 27, 2024

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

“El autocuidado es la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para promover y mantener la salud y para prevenir enfermedades y hacerles frente con o sin el apoyo de un trabajador de la salud o asistencial”, así define este concepto la Organización Mundial de la Salud. Dado que estas acciones pueden resultar claves para la prevención de enfermedades, desde el año 2011 la Federación Global de Autocuidado (GSCF) creó el Día Mundial del Autocuidado, que se celebra el 24 de julio.

El fin de esta efeméride es destacar que la salud física y mental, parte de la atención que le demos nosotros mismos a nuestros cuerpos. Por eso la importancia de fomentar estilos de vida que incluyan la ingesta de alimentos naturales, el ejercicio regular, el correcto manejo de las emociones, una buena higiene de sueño, entre otras rutinas sanas. Las medidas de autocuidado incluyen prácticas, hábitos y elecciones que debemos tomar día a día.

En ese sentido, cabe destacar que, según la teoría creada en 1994 por Dorothea Orem, enfermera e investigadora estadounidense, el autocuidado se asocia con situaciones concretas de la vida en donde, las mismas personas, ejercen conductas que les permiten regular los factores que afectan su propio desarrollo, salud y bienestar general.

El autocuidado laboral se trata de poner en practica todos estos cuidados de la salud mental, física y emocional durante la jornada. Esto puede ser desde dedicar unos minutos en la hora del almuerzo para dar una caminata hasta realizar pausas activas para estirar el cuerpo y eliminar tensiones.

¿Has pensado en cómo cuidas cada día tu salud mental y física mientras estás en tu lugar de trabajo? ¿Qué actividades haces para mantener tu cuerpo sano? ¿Te gusta alimentarte bien? Estas preguntas te pueden ayudar a evaluar cómo es tu autocuidado para decidir tomar acciones distintas que te permitan disfrutar de la vida sana a nivel personal y laboral.

Hábitos saludables
En esta nota, te compartimos algunos hábitos que pueden impactar positivamente tu salud mental y física e incidir también en tu productividad en el trabajo.
* Tomar descansos regulares durante la jornada laboral.
* Escuchar música relajante.
* Meditar.
* Hacer ejercicios de respiración.
* Practicar diariamente alguna actividad física.
* Dormir entre 6 y 8 horas diarias.
* Evitar hábitos dañinos tales como el consumo de tabaco, cigarrillos y comida chatarra.
* Mantener una alimentación balanceada en donde predominen las frutas y vegetales. Reducir el consumo de sal y azúcar.
* Beber ocho vasos de agua al día.
* Dedicar un espacio semanalmente para el esparcimiento y actividades sociales.
* Mantener buenos hábitos de higiene personal.
* Visitar regularmente al médico y mantener rutinas de lavado de manos.
* Reconocer los logros y premiarnos por ellos.

Incorporar este tipo de acciones te ayudará no solo a lograr el bienestar en tu vida sino que también notarás que incide en que sientas una disminución del estrés, un mejor manejo de las emociones, mayor concentración, más creatividad y, como resultado, seas más productivo en tus actividades. Además, cuando los colaboradores aprender a cuidar adecuadamente de sí mismos y su cuerpo hay menos probabilidad de que se enfermen o desarrollen problemas de salud a largo plazo. De allí la importancia de que las organizaciones promuevan las iniciativas de autocuidado.

Si deseas ampliar esta información, te invitamos a leer nuestro artículo El estrés: factores de riesgo y herramientas para manejarlo