Reflexiones sobre los cambios laborales con el paso del tiempo

enero 11, 2024
Redacción: Sr Francisco Machado, director general de Humanet

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Me parece interesante retroceder en el tiempo para recordar cómo han ido evolucionado las relaciones laborales, qué cambios generó la pandemia del COVID y cómo se vislumbra el futuro desde una perspectiva de la gestión del talento humano.

En el pasado, las relaciones obrero-patronales se fundamentaron originalmente por la jornada o trabajo por hora diaria, es decir por cuántas horas dedicaba el trabajador a lograr el resultado esperado. Con el paso del tiempo, eso fue transformándose hasta llegar a la implementación de las jornadas semanal, quincenal y mensual.

Basado en estas experiencias previas, la sociedad civil programó el desarrollo de su vida social, laboral y recreativa rigiéndose por las leyes y reglamentos correspondientes al área laboral.

Fue así hasta abril del 2020 cuando en diferentes países declararon la pandemia del COVID-19, sorprendiendo al mundo entero y produciendo un verdadero caos por sus consecuencias graves para la salud, lo cual obligó al sector empresarial a tomar medidas preventivas para continuar con sus procesos productivos al mismo tiempo que cuidaba el bienestar de sus colaboradores.

Producto de la problemática planteada, las empresas tomaron medidas de diferente índole de acuerdo con su mejor ver y entender, dejando a un lado toda la normativa laboral que regía la materia a nivel mundial y los órganos encargados de velar por el cumplimiento de éstas, tuvieron que permitirlo ante un escenario tan complicado a nivel mundial.

La razón por la cual planteo estas ideas es para exponer a continuación dos puntos interesantes refrescar sobre la gestión del talento humano a futuro.
1-Queda definitivamente establecido que el colaborador no es un recurso que se puede utilizar para resolver cualquier situación sino que hay que tomar en cuenta su experiencias, conocimientos adquiridos y habilidades.
2- Su compensación debe ser por el valor agregado a sus resultados que benefician a la empresa contratante, es decir, el conocimiento convertido en habilidad aplicado a su desempeño en el trabajo.

No hay duda de que la vida laboral seguirá cambiando, lo importante es que los profesionales estén dispuestos a adaptarse a las nuevas circunstancias y los empleadores tengan siempre buena disposición a crear espacios laborales seguros, confiables y de crecimiento.